LA GACETA DE LA LEY
Que se haga Justicia, aunque los cielos se caigan...

EL DIVORCIO CAUSAL

14 Mar 12 - 10:42

En nuestra cultura, el contraer matrimonio es la decisión libre de conformar, frente a la sociedad y por ley, una pareja para vivir juntos, procrear y apoyarse. Los cónyuges son iguales ante la ley y tiene derechos y deberes para con el otro y frente a los hijos, en caso de que los tengan. Adquieren por este compromiso la obligación de guardar fidelidad, socorrerse y ayudarse mutuamente.

Por su
parte, las personas que conviven en uniones maritales de hecho por más de dos años, se convierten en compañeros permanentes ante la ley, con derechos y deberes similares a los de los esposos. A nivel de vínculos emocionales no existen grandes diferencias entre ambos tipos de uniones.
 
Entre las anteriores “figuras” se puede dar el divorcio, que es la disolución del vínculo matrimonial que se hace por un decreto judicial. La separación es, como su nombre lo indica, el distanciamiento de los miembros de la pareja por la ruptura de su relación. Existe por tanto, la separación de cuerpos y la separación de bienes, y una figura legal que es la disolución de la sociedad conyugal.
Las implicaciones del divorcio se dan a diversos niveles. En lo emocional, por el conjunto de sentimientos que las personas atraviesan ante la ruptura de la relación y el duelo consiguiente con su carga de rabia, tristeza, temores y un sinnúmero de emociones intensas y complejas, algunas producto de las reacciones de los hijos ante la separación. A nivel social y familiar, por las reacciones ante el divorcio y a veces toma de partido a ante las situaciones que lo provocaron por parte de amigos y familiares.
En cuanto a lo económico, en ocasiones un divorcio afecta el patrimonio de la pareja por la división de los bienes.
CAUSAS Y CONSECUENCIAS DE UN DIVORCIO.
“Generalmente las razones que llevan a una pareja a separarse son un conjunto de factores que se desarrollan en el tiempo hasta hacer insostenible la convivencia”.
El tema de las causales del divorcio se pueden abordar desde lo que plantea la ley Ecuatoriana. Entre ellas están:
Art. 109 del Código Civil

1.- El adulterio de uno de los cónyuges;
2.- Sevicia o crueldad extrema: atentar contra la persona, conocer que alguna persona tiene algún tipo de fobia y utilizar aquello en su contra; en síntesis hacer gala de un comportamiento cruel con el cónyuge teniendo en cuenta su formación, posición, etc., para una persona puede ser apenas ofensivo, para otra puede ser terrible cruel;
3.- Injurias graves o actitud hostil que manifiesta claramente un estado habitual de falta de armonía;
4.- Amenazas graves del cónyuge contra la vida del otro;
5.- Tentativa de uno de los cónyuges contra la vida del otro, como autor cómplice;
6.- El hecho de que de a luz la mujer durante el matrimonio, un hijo concebido antes, siempre que el marido hubiera reclamado (judicialmente) contra la paternidad del hijo. de acuerdo a lo dispuesto en el Código Civil;
7.- Los actos ejecutados por uno de los cónyuges con el fin de corromper al otro, o a uno o más de los hijos;
8.- El hecho de adolecer uno de los cónyuges de enfermedad grave, considerada por tres médicos designados por el juez, como incurable y contagiosa o transmisible a la prole;
9.- El hecho de que uno de los cónyuges sea ebrio consuetudinario o en general toxicómano;
10.- La condena ejecutoriada a reclusión mayor;
11.- El abandono voluntario e injustificado del otro cónyuge, por más de una año ininterrumpidamente. En este caso, que es el más común en cuanto al número de demandas de divorcio, si el abandono hubiese durado más de tres años, el divorcio podrá ser demandado por cualquiera de los cónyuges.
Las características de las causales de divorcio son que en primer lugar, los hechos constitutivos solo pueden ser demandados por el cónyuge perjudicado, suponiendo además que el autor de tales actos es imputable decir, que han actuado con libertad y conciencia.

Carácter judicial
Otra de las características del divorcio por causales es su carácter judicial, pues en el Ecuador, para que exista el mismo, deberá haber juicio de por medio. Las causales de divorcio que se aleguen, deberán ser debidamente comprobadas en juicio, debiendo señalarse además, que las causales de divorcio son taxativas, es decir, se encuentran expresamente señaladas por la ley.
Ref.- Jorge F. Ochoa Robles

 

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

Ingrese este código para prevenir el spam *

© 2014 LA GACETA DE LA LEY